¿QUÉ MOTIVA AL TURISTA A VIAJAR?

Autor: Lic. Psicología Karen Trejo Reynaga, Instructora de cursos en Periplo Consultoría

 

Usualmente en la rutina diaria, el ser humano busca un espacio en el que pueda sentirse relajado de las presiones que experimenta día con día, busca un tiempo libre y de ocio en el que pueda elegir actividades que le resulten satisfactorias y placenteras en relación con las obligaciones que debe realizar en su entorno social, familiar y/o laboral.

Las actividades de disfrute personal y colectivo de cada persona varían, de acuerdo con características propias y puede llegar a ser muy contrastante entre un individuo y otro. En este sentido, es común que se busquen lugares de destino convirtiéndose en turista, con el deseo de escapar de la rutina o de un ambiente estresante, descansar, de vivir una nueva aventura o interacción social. Con base en ello, es necesario plantearse el siguiente cuestionamiento ¿Qué motiva al turista a realizar un determinado viaje?

En el campo del turismo, la motivación se ha convertido en un aspecto de gran importancia pues se le considera detonante de la conducta humana y factor explicativo de la casi totalidad de los aspectos relacionados con la actividad turística. La motivación permite dar respuesta a tres cuestiones esenciales del ciclo turístico: las razones para viajar o por qué; la elección específica o dónde; y los resultados obtenidos o satisfacción (Castaño, Moreno, García y Crego, 2003).


La motivación se refiere a un impulso hacia el resultado y esfuerzo para lograr alguna meta; es el reflejo de los deseos de cada individuo por lo que los motivadores son las recompensas o incentivos ya identificados que aumentan el impulso a satisfacer esos deseos e influye poderosamente en la conducta de una persona (Naranjo, 2009).


La Organización Mundial de Turismo (OMT) en el año 2011 hizo la distinción de tres motivaciones en el turismo: personales (el individuo tiene la necesidad de tener contacto con la naturaleza y el conocimiento), familiares (necesidad de encontrar un estilo de vida familiar que la vida cotidiana simple impide) y sociales (necesidad de imitación, de singularidad o de cómo distinguirse del grupo).


En el ámbito de la psicología social “las motivaciones” explican el por qué los seres humanos se comportan de una determinada manera y son el conjunto de estímulos conscientes o inconscientes, biológicos, psicológicos o sociales que impulsan la acción hacia un determinado objetivo (Castaño, 2005).

De la Torre Padilla (1992) define cuatros puntos en la motivación turística que son fundamentales: recreación, descanso, cultura y salud; los cuales se subdividen en cuantas necesidades y deseos pueda exhibir cada persona. Además, en los procesos turísticos de la motivación Valdés (1999) menciona tres pasos:

  1. Aparición del motivo: se manifiesta mediante una necesidad, pretensiones, curiosidad, o simplemente por moda para interactuar y/o conocer determinado patrimonio cultural o natural.

  2. Conducta consiguiente: a partir de la aparición del motivo, el turista visualiza y evalúa sus expectativas, decidiendo en consecuencia, qué destino elegir, y con respecto a este, determina qué actividades desarrollará. La conducta generada tras la aparición del motivo es punto clave, ya que establece el grado de satisfacción ya sea a mayor o menor de acuerdo con la necesidad del turista, alcanzando o no su objetivo.

  3. Acción final: una combinación de variables que van desde el análisis y estudio de las opciones existentes, del tiempo disponible, del conocimiento de las ofertas del destino, economía, gusto del visitante, de su edad, de la dificultad y accesibilidad de la actividad.

La psicología ha desarrollado múltiples teorías de la motivación humana, en el presente artículo se retomaron algunos autores que han realizado sus aportaciones en relación con este tema con el objetivo de dar respuesta al cuestionamiento inicial.


El estudio del Psicólogo Abraham Maslow en 1943 basado en su propuesta conocida como “Teoría de la Motivación Humana”, propone una jerarquía de necesidades y factores que motivan a las personas; esta jerarquía se modela identificando cinco categorías de necesidades y se construye considerando un orden jerárquico ascendente de acuerdo con su importancia para la supervivencia y la capacidad de motivación. Con base en este modelo, a medida que el hombre satisface sus necesidades surgen otras que cambian o modifican el comportamiento del mismo; considerando que solo cuando una necesidad está “razonablemente” satisfecha, se disparará una nueva necesidad (Colvin y Rutland 2008).

Por lo tanto, de acuerdo con la teoría de Maslow se puede señalar que el ser humano tiene necesidades, anhelos y deseos, los cuales se convierten en un impulso para reducir la tensión ocasionada por cumplir los mismos, originando comportamientos que ayudará a satisfacerlos y así poder tener un estado interior más agradable.

En cambio, la Teoría Psicosocial de la Motivación de Plog (1980), hace referencia a que las motivaciones surgen a partir de la personalidad del individuo, clasificadas en tres categorías:

Se denominan psicocéntricos a aquellos turistas con una organización en sus viajes bien hecha motivados por destinos que les sean familiares, en donde desarrollen poca actividad; alocéntricos a aquellos que buscan aventura, sin necesidad de organizar un viaje, atraídos por áreas no turísticas, por la búsqueda de nuevas experiencias y alto nivel de actividad en el destino elegido; y, mesocéntricos, que tienen características de las dos anteriores (Castaño, 2005).


Crompton (1979), distingue dos tipos de motivaciones en el turismo: las motivaciones de push o de impulso, y las motivaciones pull o de atracción.

Las de impulso se refieren a 7 motivos psicosociales del individuo que van en relación con variables internas y emocionales ya que no guardan relación con el destino, sino que nacen de la persona, siendo éstas: la necesidad del escape del ambiente cotidiano, exploración y evaluación de yo, relajación, prestigio, mejora de las relaciones de parentesco, regresión, y facilitación de la interacción social.

Las de atracción se refieren a las motivaciones culturales, las cuales guardan relación con el destino en donde se tiene como fin el experimentar y que el individuo tenga conexión con aspectos externos, siendo éstas: la necesidad de búsqueda de novedad y la educación.

Existe una amplia relación motivación-satisfacción-motivación, que incluye tanto aspectos internos (impulso) como externos (atracción) al individuo. A partir de la motivación de aspectos internos y externos del individuo, se genera la visita hacia algún destino con la finalidad de cumplir sus expectativas. Cuando estas son cumplidas se logra la satisfacción generando nuevas motivaciones.

Las motivaciones están en el inicio de cualquier actividad turística y es lo que induce al viajero a elegir un destino, una visita o un evento en lugar de otro, en busca de cubrir con las expectativas que se generaron de acuerdo con el motivo, llegando a la satisfacción o cumpliendo con cada una. Éstas se consideran indispensables pues determinan la conducta humana y los aspectos relacionados con la actividad turística.


Es de suma importancia tomar en cuenta los factores internos y externos, así como las características de personalidad que determinan que se produzca la conducta y la elección del individuo para realizar el viaje a ciertos destinos turísticos, pues en función de ello, es necesario no olvidar que lo que para una persona puede ser atractivo y generar motivación, para otra puede causar lo contrario y a partir de ello, se busquen destinos totalmente opuestos, pero que para ambos individuos representen la satisfacción de necesidades y recompensas psicológicas.


Fuentes consultadas:


Araujo Pereira, G. & Sevilha Gosling, M. (2017). Los viajeros y sus motivaciones. Un estudio exploratorio sobre quienes aman viajar. Estudios y Perspectivas en Turismo, 26 (1), 62-85. Consultado el 25 de septiembre 2021. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/1807/180749182004.pdf


Rosas Herrera, L. E. & Estrada Castillo, D. I. (2016). Motivaciones y satisfacciones de los turistas en eventos culturales “Corona Capital” Ciudad de México. Tesis de Licenciatura, Universidad Autónoma del Estado de México. Disponible en:

http://ri.uaemex.mx/bitstream/handle/20.500.11799/65110/TESIS%20FESTIVAL%20CORONA%20CAPITAL..pdf?sequence=1

 

Sobre la autora:


Licenciada en Psicología, diplomada en Psicoterapia de Juego y Terapia Cognitivo Conductual. Experiencia en el ámbito de psicología educativa y psicóloga clínica independiente.

Formación y práctica asistencial en educación inicial, capacitación en pruebas psicométricas para el área laboral por la UNAM, conferencias y talleres.

28 visualizaciones0 comentarios