5 CLAVES PARA EL DISEÑO DE PRODUCTOS TURÍSTICOS

Autor: M. en A.I.T. Luis Leopoldo Saucedo Galván

 

La emergencia que vive el mundo ante la aparición del SARS-CoV-2 (COVID-19) está generando un sinfín de impactos en diversas esferas de la vida diaria. Sus efectos, además de mermar la salud en cientos de miles de personas, tienen fuertes repercusiones sociales y económicas; entre ellas, encontramos una actividad que en la última década había mostrado un crecimiento sostenido: los viajes.


De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, la pandemia de Covid-19 ha provocado una caída del 22% en las llegadas de turistas durante el primer trimestre de 2020 (67 millones de llegadas internacionales) lo cual, se traduce en una pérdida de alrededor de 80,000 millones de dólares en ingresos y la puesta en riesgo de entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo (OMT, 2020). Por otro lado, en México, las estimaciones no son más alentadoras: la reducción en el consumo turístico para 2020 asciende aproximadamente a 1.6 billones de pesos, lo que significa una contracción del 49.3% con relación al año previo. Dicha cantidad, es equivalente al 25% de todo el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2020 (Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac, 2020).


Las cifras previas presentan un escenario desafiante, pues las disposiciones sanitarias limitan el tránsito de personas y ponen en riesgo millones de empleos. No obstante, también plantean la oportunidad de innovar de forma acelerada los modelos de negocio imperantes, con objeto de atender las necesidades de un nuevo viajero que, en definitiva, está más informado y buscará prestadores de servicios capaces de brindarle una experiencia segura e inolvidable.


En este contexto, el diseño de productos turísticos que puedan satisfacer y superar los deseos y expectativas de los turistas, se convierten en una necesidad para todos los destinos que aspiren a convertirse en polos de desarrollo.


Así, las siguientes líneas buscan brindar algunos consejos que permitan a estudiantes, profesionales e incluso emprendedores, a desarrollar un producto turístico que refleje los principales atributos naturales y culturales de los destinos, y se diferencie de sus competidores.


1. Debe ser innovador y destacar la cultura local.


La estandarización en los destinos y su consecuente masificación ha provocado que los turistas se vuelvan más selectivos al momento de elegir en dónde pasarán sus vacaciones, pues buscan experiencias que cambien su forma de ver el mundo. Por ello, los nuevos productos turísticos deben incorporar los elementos locales más representativos del patrimonio cultural y natural sin desvirtuarlos de su carácter tradicional. Esto permitirá que los servicios y las actividades sean irrepetibles, y los visitantes se lleven recuerdos inolvidables.


2. Debe contar con el apoyo de la comunidad receptora.


La participación comunitaria es fundamental para el posicionamiento de cualquier proyecto, ya que en los residentes radica la esencia misma del destino. Por ello, el diseño del producto turístico debe considerar las necesidades, deseos, opiniones, experiencias y bienestar de los habitantes. Además de, su colaboración en la gestión y operación del proyecto, generando sinergias que se verán reflejadas en la calidad de los servicios que se ofrezcan a los turistas.

Por otra parte, es fundamental que se creen oportunidades de emprendimiento local, a través de la generación de micro y pequeñas empresas con lo que se contribuye a la disminución de la pobreza y una mejor calidad de vida.


3. Debe respetar el patrimonio natural y cultural.


La protección y salvaguarda del patrimonio debe ser un pilar fundamental para el diseño de cualquier propuesta. Existen diversos factores que pueden poner en riesgo la preservación del patrimonio, entre las que destacan: condiciones socioeconómicas desfavorables en la población local, sobreexplotación de los recursos naturales, desconocimiento de las dinámicas internas locales, procesos de transculturación y la explotación por parte de actores externos con el único fin de obtener beneficios económicos.

En relación con lo último, es necesario que el producto turístico vaya más allá del interés económico y haga un uso racional y responsable de los elementos del patrimonio local del destino.


4. Debe estar basado en las tendencias del mercado.


Un factor que define el éxito o fracaso del producto es la identificación de un mercado (real o potencial) que esté dispuesto a viajar y al que podamos satisfacer con nuestra oferta de actividades, atractivos y servicios. Un análisis profundo de la oferta y demanda permitirá conocer las motivaciones, deseos, expectativas, estilos de vida y otras características de un turista que está en constante evolución y que, gracias a las ventajas de un mundo cada vez más conectado, es más difícil de cautivar.


5. Debe considerar todas las disposiciones sanitarias.


Hoy, las restricciones sanitarias son un pilar fundamental para la nueva industria de los viajes, es decir, se deben establecer estrictos protocolos de seguridad e higiene para proteger a turistas, residentes y colaboradores. Con ello, garantizamos un acelerado posicionamiento en la mente de nuestro mercado objetivo.

En definitiva, la reanudación de los viajes como los conocíamos es un trabajo de todos.

Los puntos anteriores son algunas de las consideraciones más relevantes al momento de diseñar un producto turístico que sea competitivo en el mercado actual.


Finalmente, es importante señalar que existe una extensa bibliografía que aborda esta importante área de estudio. Al respecto, cada autor establece un proceso distinto con etapas que van desde la concepción de la idea, hasta la puesta en marcha del proyecto y su gestión. Por ello, es importante que el lector revise y analice la mayor cantidad posible de metodologías con la finalidad de emplear una que se adapte a las características del destino en el que quiera intervenir.


FUENTES CONSULTADAS:


Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (2020). Coronavirus y turismo. Recuperado de: https://www.anahuac.mx/mexico/cicotur/sites/default/files/202003/Doc06_Coronavirus_Turismo_CICOTUR.pdf


Organización Mundial del Turismo (2020). Las cifras de turistas internacionales podrían caer un 60-80% en 2020. Recuperado de: https://www.unwto.org/es/news/covid-19-las-cifras-de-turistasinternacionales-podrian-caer-un-60-80-en-2020


 

Sobre el autor:

Licenciado en Turismo (especializado en Administración de Establecimientos de Alimentos y Bebidas) y Maestro en Administración e Innovación del Turismo egresado del Instituto Politécnico Nacional. Actualmente, es docente de asignatura en la Universidad del Valle de México.

Sus intereses y experiencia de investigación, se centran en el diseño de productos turísticos, protección y salvaguarda del patrimonio cultural, y marketing turístico.

“Where I lay my head is home”



· Twitter: https://twitter.com/Luis_SaucedoG

· LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/luis-leopoldo-saucedo-galv%C3%A1n-23372193/

120 visualizaciones0 comentarios